Corpus Cristi

Image

Origen e historia del Corpus Christi

La celebración surgió durante la Edad Media, cuando la religiosa Juliana de Cornillon comenzó a promover la idea de celebrar una festividad que rindiera homenaje al cuerpo y la sangre de Jesucristo presente en la eucaristía.

Así, la primera celebración de Corpus Christi tuvo lugar en 1246 en la ciudad de Lieja, en la actual Bélgica.

También se cuenta que, en 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de la localidad de Bolsena, en Italia, ocurrió que, al pronunciar este las palabras de consagración, de la hostia comenzó a brotar sangre.

Este suceso, conocido entre la comunidad católica como “el milagro de Bolsena”, fue percibido como un evento santo, y acabó por afianzar la celebración del Corpus Christi.

En el año 1264 el papa Urbano IV finalmente instituye la fiesta del Corpus Christi en la bula Transiturus hoc mundo del 11 de agosto.

El objeto de esta fiesta es recordar la institución de la eucaristía, que tuvo lugar el Jueves Santo, durante la última cena, cuando Jesucristo convirtió el pan y el vino en su cuerpo y sangre, e invitó a los apóstoles a comulgar con él.

CUÁNDO SE CELEBRA?

Como tal, el Corpus Christi es celebrado sesenta días después del Domingo de Resurrección, el jueves siguiente a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que tiene lugar el domingo posterior a Pentecostés.

Así, la fiesta de Corpus Christi es el jueves siguiente al noveno domingo después de la primera luna llena de primavera en el hemisferio norte, y de otoño, en el sur. (os recuerdo que el Domingo de Pascua es el primer domingo de luna llena de primavera, en recuerdo de la salida de Egipto de los israelís)

EN QUÉ CONSISTE?

Como tal, las celebraciones del Corpus Christi incluyen procesiones en las calles y lugares públicos en las cuales el cuerpo de Cristo es exhibido y acompañado por multitudes de fieles.

TRADICIÓN EN DESOJO

Como manda la Liturgia, al acabar la Eucaristía (es la única procesión que se hace al acabar, el resto de fiestas al principio) el pueblo en procesión recorre las calles del pueblo, con el sacerdote portando el Santísimo, protegido por el "palio" sujeto por vecinos del pueblo. En el trayecto, se detenían en varios lugares estratégicos del pueblo, yo recuerdo tres, donde los vecinos habían colocado altares, adornados coquetamente con jarrones de flores, cirios y alfombras.

DESOJO HOY 

La tradición ha continuado un año más. A pesar de los inconvenientes ( el sacerdote tiene un horario muy comprimido y cada vez menos gente para organizar y procesionar), me ha hecho mucha ilusión ver el altar un año más colocado. Buena idea el lugar elegido, porque la procesión es llana y corta, y así, todos pueden participar.

Poli Yániz Eguilaz